Exportaciones de madera de ipê, tala ilegal y la amenaza a los indios Ka’apor

En este articulo el periodista ambiental Jordi Albacete explica como la alta cotización de la madera de Ipê deriva en la tala ilegal de este árbol tropical y una batalla entre los indios Ka’apor y las madereras locales en el nordeste brasileño.

Jordi Albacete                                                                                                                       [printfriendly]

En abril de 2017, el diario británico The Guardian se hacía eco del asesinato del líder indígena Sairá Ka’apor. Era la cuarta víctima del grupo indígena Ka’apor que desde 2013 llevan patrullando su reserva indígena y boicoteando a los madereros que talan ilegalmente el árbol del Ipê (Handroanthus serratifolius). Los madereros accedían a la reserva indígena gracias a través de las fincas de los  ganaderos colindantes, como señalaba el antropólogo brasileño José Andrade en el diario español El Mundo.

Los Ka’apor es una de tantas tribus desplazadas en Brasil por la deforestación. La reserva en la que residen actualmente en el sur de Maranhão, fue reconocida oficialmente en 1989 y cuenta con 530.000 hectáreas. Los Ka’apor, con una población que en 2018 no alcanza los dos millares, se han mantenido como cazadores-recolectores. Baltimore uno de los líderes indígenas en un poblado recuerda en el documental Nossa Terra de 2010 la fragilidad en la que se encontraba el ecosistema por la sobreexplotación: “cuando nosotros llegamos aquí, muchos pescadores y cazadores furtivos habían sobreexplotado la caza y la pesca”. Actualmente los Ka’apor esperan a que algunas poblaciones de peces vuelvan a ser abundantes para poder pescar.


Baltimore, indígena Ka’apor: “cuando nosotros llegamos aquí, muchos pescadores y cazadores furtivos habían sobreexplotado la caza y la pesca”. Actualmente los Ka’apor esperan a que algunas poblaciones de peces vuelvan a ser abundantes para poder pescar.


ipe brasil photo
Tempo de Ipês ( Time Ipês ) .3 by Opimentas on 2010-07-30 11:52:22

El tronco del ipê es extremadamente resistente al agua y al fuego, por lo que es una madera muy cotizada en la construcción de exteriores (según Greenpeace el metro cúbico puede cotizarse en 2.500 dólares estadounidenses). Países como el Reino Unido, Estados Unidos, España, Argentina, Uruguay y China, importan grandes cantidades y la comercializan a un alto precio. Sin embargo, el precio más alto lo paga la ya muy dañada biodiversidad de Maranhão,  el estado más pobre de Brasil.

El ecosistema donde se hallan los ipês es complejo y alberga diferentes especies de garzas, tapires o pecarís, animales sagrados para los ka’apor y algunos fundamentales en su dieta de caza, según explica el analista medioambiental del Instituto Brasileño de Recursos Naturales Renovables (Ibama), Paulo Guilherme Carmiel Wagner.

Los ipês, nativos en muchas selvas tropicales de América Latina, crecen en densidades muy bajas, entre 2 y 4  de estos árboles crecen en una hectárea. Por eso, las empresas madereras construyen carreteras y pistas en áreas muy distantes para acceder a los ipês. Además, una vez talados, como su crecimiento es muy lento, tardan hasta 100 años en ser árboles adultos, los terrenos deforestados se destinan a producción agrícola. La deforestación es una de las grandes amenazas en Maranhão, el bacuri, otro de los árboles emblemáticos de la selva y del cerrado, un bioma de transición entre la selva y la sabana, se encuentra con una población diezmada debido a los monocultivos de eucalipto, soja y caña de azúcar.

 

Autor: Jordi Albacete

I am an environmental journalist. My passion for the protection of human and environmental rights has been inspired by research led journalism. My ambition is to communicate and inspire people to make positive changes in the environment. Twitter @albacetejordi or Linkedin.

Periodista medioambiental. Mi pasión por la protección de los derechos humanos y medioambientales se ha forjado a través de la investigación periodística. Mi objetivo es comunicar e inspirar a la gente para hacer cambios positivos y proteger el medioambiente. Twitter @albacetejordi o Linkedin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *