Reseña de ‘Mi isla: La verdadera historia de un reto silencioso’

¿Cómo podemos ver la sordera en la historia con nuestros ojos modernos? En esta reseña de ‘Mi Isla’ de Maggie Gordon y Hamish Rosie, Lesley Dargie examina la historia extraordinaria del coautor Hamish, un artista sordo de la isla escocesa de South Ronaldsay. La experiencia personal de pérdida auditiva que tiene Lesley ofrece una perspectiva singular a un trayecto inmenso dentro de un país pequeño.

[printfriendly]

Leslie Dargie

Mi isla relata la interesante vida de Hamish Rosie. La historia, narrada con gran destreza por su buena amiga Maggie Gordon, entrelaza escritura con ilustraciones realizadas por el mismo Hamish; un formato único elegido a propósito para reflejar la larga experiencia de Hamish con la sordera y sus constantes dificultades  con la comunicación escrita.

Para aquellos de nosotros que hemos sufrido o experimentado algún tipo de pérdida auditiva, leer este libro desde una perspectiva moderna es un ejercicio muy inspirador. En la actualidad, incluso en las islas más remotas de Escocia, los niños que nacen sordos o desarrollan  sordera, tienen acceso a una gran variedad de medios y recursos que facilitan su interacción social y una transición efectiva al mundo escolar. Gracias a las nuevas tecnologías y a los avances quirúrgicos, la mayoría de los niños con dificultades auditivas pueden disfrutar de una enseñanza convencional y aprender más rápidamente, a comunicarse de una manera efectiva tanto con sus compañeros oyentes como con los no oyentes. Sin embargo, ésto no era así en la década de los 1940 cuando Hamish Rosie nació. El logopeda de Aberdeen que le ayudó a desarrollar y a entender la lengua hablada utilizó sólo un globo, una pluma, una regla y una cuchara para enseñarle. El alcance de sus progresos es todavía más inverosímil si se tiene en cuenta el hecho de que sus avances dependían casi exclusivamente de su arduo trabajo, su determinación y el apoyo de los pocos educadores precursores que por aquel entonces estaban dispuestos a introducir cambios.

‘Saliendo de las Orcadas’ de John Haslam

A primera vista, parece que el título del libro hace referencia a South Ronaldsay, el lugar de nacimiento de Hamish. Sin embargo, pronto se evidencia que se trata de un lugar simbólico que hace referencia a una isla metafórica que representa a su sordera. A la edad 10 meses, Hamish sufre el episodio mas traumático de su vida cuando se queda sordo como consecuencia de un brote de meningitis. De repente, se siente abandonado a la deriva (1) en el mundo oyente. La confusión y el miedo al aislamiento impregnan todos los capítulos que hacen referencia a su infancia y a su juventud. Su única posibilidad para cruzar el puente hacia un futuro de éxitos era dejar atrás todo lo que le hacía sentir seguro y a salvo. Como él mismo explica, su mayor logro fue “mantener una actitud mental de autoconfianza”. Hamish recuerda muy bien “el aislamiento de su juventud y lo lejos que ha llegado desde aquella época en la que se diera de ‘cabezazos contra la pared’ ante su frustración”.  

Su viaje hacia el mundo exterior comenzó cuando tenía sólo cuatro años, gracias al altruismo y la capacidad previsora de su madre,que quería lo mejor para su hijo. Por eso le envió a una escuela especial para niños sordos en Aberdeen, lejos de casa, al otro lado del mar. Hamish no entendía por qué su madre le había abandonado, especialmente cuando su padre se había ido de casa hacía sólo unos meses. ¿Cómo podía su madre explicar a un bebé sordo, que no podía entender su lengua, que el ejército había reclutado a su padre para combatir en la guerra, en un lugar lejano?

La desolación de Hamish debía de ser inmensa, cada vez que veía a su madre desaparecer y él se quedaba atrás en un internado extraño, de olores ajenos y férreos rituales dickensianos [los mundos creados en las novelas de Dickens son conocidos por su severidad]. Pero éste fue sólo uno de los duros retos y obstáculos a los que Hamish se tendría que enfrentar a medida que navegaba y se abría paso entre los densos océanos del silencio, buscando el rumbo hacia la comunicación.

[cml_media_alt id='4825']Aberdeen Beach by Alan Jamieson[/cml_media_alt]
‘La playa de Aberdeen’ de Alan Jamieson

El apoyo de sus padres, de quienes aprendió lecciones esenciales, fue su primer salvavidas hacia una vida normal. El  duro trabajo, la dedicación y el ingenio de su padre, complementados con la inteligencia, la capacidad de enseñar y la voluntad de su madre de anteponer sus propias necesidades maternales en favor del progreso de su hijo, le brindaron la mejor oportunidad posible. La decisión  de sus padres de sacrificar su propio sustento, y su habilidad para mantener “amplitud de miras”, lanzaron a Hamish a un mundo muy aterrador, que por otro lado le proveería de la suficiente capacidad para sobreponerse, afrontarlo y trazar su propio camino.  

Su talento y innatas capacidades artísticas fueron su segundo salvavidas. Hamish es capaz de evocar y recrear una amplia gama de memorias visuales en forma de paisajes comunicativos. Gracias a esta habilidad, ganó un un premio de pintura y su madre pudo persuadir a la autoridad local para que Hamish recibiera apoyo extraescolar. Fue así como consiguió entrar en la Escuela de Gramática de Aberdeen, donde por primera vez compartió clase con alumnos oyentes [las Escuelas de Gramática son un tipo de escuelas tradicionales anglófonas que se distinguen por la enseñanza de idiomas clásicos. Actualmente, estas escuelas han ampliado sus temarios a otros  contenidos de secundaria]. Iba dos veces a la semana y asistía a clases de arte. Esta experiencia fue un gran desafío para el pequeño Hamish, pero la combinación del apoyo de sus profesores y la superación de algunas experiencias difíciles le enseñaron a automotivarse (2).

[cml_media_alt id='4826']Paint by Jejeda[/cml_media_alt]
‘Paint’ de Jejeda

A los quince años superó la prueba de acceso para estudiar en una nueva e innovadora escuela para chicos sordos en Surrey, aún más lejos de casa. Este iba a ser un paso muy significativo, valiente y extremadamente decisivo para el progreso de su futura carrera. Antes de todo tuvo que aprender un nuevo “idioma”, la lectura labial de acuerdo a los cánones del inglés estándar hablado; después de haber aprendido con mucho sacrificio el dialecto escocés.

Gracias a su concienzudo trabajo y a las clases prácticas extraescolares, la Escuela de Arte de Kingston le ofreció una plaza y fue el primer estudiante sordo del departamento en graduarse con un diploma nacional en diseño. Sus padres se sintieron inmensamente orgullosos.

Uno de los directores de la escuela organizó un encuentro con una agencia de publicidad en Londres. Cuando vieron el portafolio de Hamish, quedaron tan impresionados que le ofrecieron un trabajo en su equipo de diseño gráfico. Esto le llevo a desarrollar  una carrera muy gratificante en Inglaterra donde, junto a su esposa escocesa Morag, también sorda, vivió la mayor parte de su vida adulta.

A pesar de todo, una parte de Hamish permanecería siempre en Orkney; el autor relata cuánto le gustaba volver durante las vacaciones escolares y cómo le pegaba un vuelco al corazón (3) cada vez que, desde el ferry, divisaba el chapitel de la catedral de St Magnus alzarse entre la niebla. Estos recuerdos entrañables de la vida isleña, ilustrados con los inspiradores dibujos de Hamish, iluminan un pasado olvidado. Un pasado en el que los habitantes de la isla soportaban duras condiciones de vida sin agua potable o electricidad. Este amor por su gente y su patrimonio cultural continúa inspirando el trabajo artístico de Hamish. El vínculo espiritual que tiene con esos “isleños exiliados que siguen soñando” está expresado de una manera elocuente en el preámbulo de Rory Macdonald del grupo gaélico Runrig, quien entiende bien a Hamish cuando describe la isla de South Ronaldsay como una “sinfonía en el sonido del silencio”.

[cml_media_alt id='4827']St Magnus Cathedral by Owen Robertson[/cml_media_alt]
St Magnus Cathedral por Owen Robertson

Hamish y Morag trabajaron incansablemente para promover el entendimiento entre las comunidades de personas sordas y oyentes, especialmente después de que una de sus dos hijas oyentes desarrollara la sordera como consecuencia del sarampión. Morag  recibió el galardón de Miembro de la Orden del Imperio Británico [MBE, Member of the British Empire en inglés] por su innovador trabajo con los jóvenes.

Esta es una historia verdaderamente inspiradora que cuenta el viaje de un chico que nada contra la marea de la adversidad, durante una época en la que el país se encontraba inmerso en las revueltas de la guerra. A pesar de ello, y, gracias a algunos individuos e instituciones educativas, Hamish se encontró a sí mismo en el umbral de un futuro donde la sociedad se estaba abriendo a las necesidades de los niños y adultos sordos. Muchos de los progresos del mundo moderno se basan en los logros personales y profesionales de gente como Hamish. El telón de fondo de sus primeros años de vida en las remotas islas de Orkney, ofrecen una perspectiva histórica y colorida de una vida en silencio, fraguada dentro un paisaje único que inspiró el éxito artístico. La esperanza que emana de este libro es apabullante. Además, ofrece una perspectiva realista sobre una discapacidad, que con suerte, es menos desafiante hoy en día. La historia de vida de Hamish ofrece una perspectiva muy inspiradora y positiva para aquellas personas que batallan contra las dificultades de la vida diaria. Además el libro puede motivar una visita a su tierra natal.  

Para ver más pinturas de Hamish Rosie, saber más sobre él y su obra visita su página:  www.hamish-art.com

Puedes encontrar el libro en worldcat abebooks.

 


Uso del castellano para personas anglófonas

(1) a la deriva.

  • Definición: Sin gobierno y a merced del viento y la olas.
  • Ejemplo: “De repente, se siente abandonado a la deriva en el mundo oyente.” (lit. “Suddenly he felt himself abandoned, adrift in the hearing world”)
  • Traducción: Adrift.
  • Comentario: En la versión original en inglés “he found himself rather suddenly and painfully marooned from the hearing world.” Aunque “marooned” se traduce como “abandonado”, tiene un sentido naval que desparece en la traducción porque en castellano no existe un término específico conocido fuera de ese registro. Por eso, la incorporación de “a la deriva” (“adrift“) que mantiene el sentido original.

(2) automotivarse.

  • Definición: Motivarse a sí mismo sin motivación externa.
  • Ejemplo: “la superación de algunas experiencias difíciles le enseñaron a automotivarse.” (“overcoming some difficult experiences taught him how to motivate himself”)
  • Traducción: Motivate yourself.
  • Comentario: Es interesante ver como el prefijo “auto” redunda en una forma reflexiva de “motivar” con el uso de “se”.

(3) pega un vuelco al corazón.

  • Definición: Sufrir un sobresalto inesperado, que siente como el corazón ha hecho girar rápidamente.
  • Ejemplo: “le pegaba un vuelco al corazón al ver el chapitel de la catedral de St Magnus” (“his heart leapt to see the spire of St Magnus’ cathedral“)
  • Traducción: heart leaped.
  • Comentario: La traducción literal de “pegar” es “hit” or “strike“. “Dar un vuelco al corazón” es literalmente “turn around the heart“. Así que el sentido del frase es un poco más brusco que “heart leaped” por que es como el corazón ha girado después de un golpe fuerte.

Colaboradores en este artículo

Escritora: Lesley Dargie.

Editor: Alex Owen-Hill.

Traductor: Jordi Albacete.

Correctora: Noelia Martínez (Not Just Words)

Uso del castellano para personas anglófonas: Alex Owen-Hill.

Autor: Alex Owen-Hill

Alex is an Edinburgh freelance writer and blogger. As an ex-robotics researcher he's passionate about science and fascinating research in any field. He's also a dedicated food geek, filmmaker and occasional jazz musician. You can find him at www.AlexOwenHill.co.uk or on Twitter at @AlexOwenHill.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *