Pilar Lima: “Es necesaria la presencia de personas con capacidades diferentes en las instituciones”

Pilar Lima es la primera senadora sorda en España. Lima cuenta con una amplia trayectoria profesional y activista. Fue voluntaria en la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur y ha sido profesora en diferentes entidades públicas y privadas que promueven la divulgación de la lengua de signos. Además, entre otros proyectos, es coautora del libro Sordo ¡y qué!. Ahora es la primera senadora sorda del país. En su primera intervención en la Cámara Alta, y con la asistencia de una interprete, prometió “trabajar para erradicar las barreras que provocan desigualdades y que atentan contra los derechos a través de un uso participativo y transparente del Senado”. Pilar ve en las próximas elecciones del 20 de diciembre una oportunidad para realizar este cambio.

Guillem Lisarde Sepúlveda

Has sido noticia en muchos medios por ser la primera senadora sorda de España. ¿Tan alejada se encuentra la élite política de colectivos como el de las personas sordas?

La élite política está alejada de la gente del país, así que nada nuevo bajo el sol, siguen con los privilegiados, con las multinacionales o las empresas del IBEX35 y con los banqueros. Nosotros apostamos por una cercanía con la realidad mayoritaria de la sociedad de la cual somos parte, nacimos de ahí y seguimos ahí. La política somos nosotros y por tanto poseemos la legitimidad de representarnos a nosotros mismos. Y para mostrar esa cercanía hay que bajar a las calles continuamente e incentivar mecanismos de participación ciudadana.

[cml_media_alt id='5535']10682156_394212737419523_2309423810586383956_o[/cml_media_alt]A los dos años tu familia se dio cuenta de que eras sorda, pero hasta los 16 no tuviste acceso a la lengua de signos. ¿Es una situación habitual? ¿Cómo era tu vida antes de tener acceso a la lengua de signos?

Es una situación habitual desde que comenzó la implantación de Colegios de Integración. Los alumnos sordos pasamos de estar todos juntos en la mismas escuelas a estar dispersos [la ley de integración para las personas discapacitadas apostaba por la convivencia entre discapacitados y no discapacitados]. Teniendo en cuenta que no se ofrece la posibilidad de adquirir la lengua de signos en la infancia, sobre todo en la Comunidad Valenciana, cada vez será algo más habitual. Tarde o temprano el joven sordo acaba aprendiendo lengua de signos, siempre que tenga esa oportunidad. Mi vida antes se basaba en oralizar lo mejor posible, intentar parecerme a lo que no era e intentar acceder a toda la información como podía. Además, con una actitud teatral, dado que simulaba y no entendía al resto, para satisfacer a la mayoría oyente y no incomodarla. Debía aparentar que era “normal” ya que todavía no tenía esa identidad y ese discurso por la igualdad y la comprensión de la diversidad. Ahora si me sale preguntar: “¿no me entiendes? Tranquilo hagamos el esfuerzo mutuo de comunicarnos”, sea cual sea la calidad en la oralización.

El 15M fue una de tus motivaciones para unirte a la política. ¿Cómo ha sido ese recorrido y con qué obstáculos te has encontrado?

El movimiento del 15M supuso para mí otra manera de ver la política después de la indignación de llevar años reivindicando nuestros derechos sociales y humanos para el colectivo de la diversidad funcional y no lograr respuesta de las Instituciones Públicas (la sensación de que con la “vieja” política había que mendigar algo llamado bienestar social y derechos sociales). Después apareció una herramienta política que se llama Podemos, que facilitó que pusiera en marcha todo aquello que eran sueños, y que hoy ya son proyectos reales. Había que darle la vuelta y ser, nosotros y nosotras, los protagonistas del cambio político que vendrá.

En el tiempo que llevas como senadora, ¿con qué barreras te has encontrado en un lugar al que hasta ahora solo habían accedido las personas oyentes?

El senado no está adaptado plenamente. Es necesario, por ejemplo, que las intervenciones parlamentarias que se retransmiten vía online, sean en el Senado o en el Congreso, tengan la pantallita con la intérprete de Lengua de Signos y el subtitulado para que sea más accesible.

Es necesaria la presencia de personas con capacidades diferentes en las instituciones para agilizar las mejoras en materia de accesibilidad y que además se implante la perspectiva de la discapacidad en toda iniciativa legislativa.

¿Lo más complicado? Atención continua en Plenos que duran de 9 a 23 horas. Se escapan detalles, porque me llega la información de forma exclusivamente visual. Sin embargo, lo más gratificante es pensar en la esperanza del cambio que hay para las elecciones generales, y en la cantidad de cosas que se pueden llevar a cabo desde el Senado para transmitir bienestar social, derechos sociales y derechos humanos.

[youtube height=”HEIGHT” width=”WIDTH”]PLACE_LINK_HERE[/youtube]

¿Para mejorar la situación de las personas sordas hacen falta más leyes o más recursos económicos?

Para mejorar la situación de las personas sordas y de toda la gente del país, hace falta que la legislación que existe y que favorece los derechos sociales, se cumpla; y que aquella que no respeta el sentido común y los derechos humanos se derogue o modifique. Un ejemplo sería modificar la Ley que regula los Centros Especiales de Empleo, que promueven el empleo precario para las personas con “discapacidad”. Otro sería derogar la actual reforma laboral que es la fuente de la precariedad del empleo actual.

En alguna entrevista has afirmado que en otros países de Europa “están mucho más avanzados” ¿Qué podríamos introducir en España que ya se esté utilizando en nuestros países vecinos para conseguir esos avances?

Si te refieres a la situación de las personas sordas, incluso EE.UU. está más avanzado que Europa. Allí se encuentra la primera universidad exclusivamente en lengua de signos, la de Gallaudet. En materia educativa un modelo a seguir sería el de Finlandia. Cuando decimos “avanzados” no significa que estemos atrasados, únicamente consideramos que se puede tomar algo de un modelo para mejorar; pero siempre creando nuestro propio modelo acorde a la idiosincrasia cultural y productiva del país.

Has afirmado que uno de tus objetivos prioritarios es la educación inclusiva. ¿En qué consiste y qué medidas se podrían tomar ya?

Entre las medidas a adoptar -dado que hablar de una medida únicamente resulta difícil- considero prioritaria la revisión y posterior modificación de los decretos que desarrollan la ley de promoción de la autonomía y atención a las personas en situación de dependencia; ahí entraría el copago, que está suponiendo una carga brutal para la subsistencia de muchas familias valencianas.

Por otra parte, la necesidad de lograr una educación inclusiva para todos. Un ejemplo: asegurar la atención temprana gratuita a todos los niños sordos de 0 a 3 años con profesionales plenamente preparados, así como el desarrollo de la ley 27/2007 que reconoce las lenguas de signos y su inclusión en el ámbito educativo.

Las competencias en materia educativa son autonómicas. Es hora de unificar en todo el país un procedimiento estándar de educación inclusiva desde la perspectiva bilingüe. El hecho de que no sea así crea desigualdad entre una autonomía u otra, porque dependiendo de dónde se viva se tiene acceso o no, y eso es una injusticia social.

En tu juramento como senadora prometiste trabajar para erradicar las barreras que provocan desigualdades y atentan contra los derechos humanos. ¿Qué necesitamos para que nuestro mundo sea más justo?

Entre otras cosas, como puede ser una reforma profunda del Senado y otras instituciones públicas, promover todo aquello que suponga una mejora, recuperación o creación de nuevos derechos para la ciudadanía, con su participación real en las decisiones que se tomen. Un ejemplo podría ser promover la creación de una Comisión de Diversidad Funcional, Accesibilidad y Promoción de la Autonomía (la mal llamada Dependencia). Algo necesario dado que afecta a numerosos ámbitos: educación, sanidad, empleo, urbanismo, etc. Es una manera de implantar nuestra perspectiva desde la discapacidad, otra manera de ver el mundo, de moverse, de comunicar, de sentir… que ayudará a tener mejores políticas públicas.

Autor: Guillem Lisarde

Recién graduado en periodismo, con planes de estudiar un máster. De momento mi vida y mis intereses se resumen en esta lluvia de ideas: Erasmus, viajes, aventura, mundo audiovisual, medio ambiente, teatro, optimismo, música, minorías, culturas, lenguas, personas, empatía, alegría, paella... Supongo que el futuro pondrá las cosas en su sitio, de momento, improviso… ¿Alguna sugerencia? Contáctame por Twitter en @guilise

A recent Journalism graduate, thinking of doing a masters degree. In a nutshell, my life and interests are: Erasmus, travelling, adventure, audio-visuals, the environment, theatre, positive thinking, music, minorities, culture, languages, people, empathy, happiness, paella… I guess things will fall into place in the future. In the meantime, I just play by ear… Any suggestions? Follow me on Twitter @guilise

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *