Más allá del comercio justo: el siguiente paso para el café sostenible

En los últimos años nuevas tiendas especializadas en café han irrumpido en las calles de Edimburgo y en muchos otros lugares en Escocia, de una manera espectacular. Estos establecimientos son mucho más que lugares para reconfortarte con las mejores variedades de café del mundo. Estos lugares se especializan en el aprovisionamiento de café responsable, apoyando al pequeño productor y sobre todo intentando ofrecer los mejores granos del mundo.

[printfriendly]

Alex Owen-Hill

Olvidémonos del Irn-Bru, el café podría ser hoy la bebida favorita en Escocia [Escocia es, probablemente, uno de los pocos países en el mundo donde la bebida carbonatada más consumida no es ni la Pepsi-Cola ni la Coca Cola, sino la bebida de cafeína Irn-Bru]. Un estudio reciente evidenció que se consume el doble de café en Glasgow, en comparación con Italia o España. Cada año, Europa consume alrededor 2,64 millones de toneladas de café. Es más de siete veces el peso del puente Forth Road. El coste ambiental de la producción de café tiene un impacto enorme. Como ha sucedido con cualquier movimiento sobre seguridad y soberanía alimentaria, los consumidores conscientes del medio ambiente se han hecho cada vez más sensibles al origen de producción del café.

Cosmopolita Scotland investigó esta tendencia en cafés especializados para averiguar cómo algunas empresas escocesas están llegando a ser líderes en este sector.

Un sabor de café distinto

Ubicado entre los edificios del Festival de Teatro y la Facultad de Derecho de Edimburgo, en el pequeño South College St, se encuentra Brew Lab [laboratorio de preparación de café (1) en la traducción al castellano]. A través de su pared frontal de vidrio puede verse una gran variedad de mesas de madera, bancos y diferentes tipos de estudiantes charlando o mirando sus pantallas de ordenador. Parece una cafetería normal. Sin embargo Brew Lab es muy diferente a las cafeterías que se encuentran a su alrededor como Black Medicine o el Café Nero, al otro lado de la carretera. Brew Lab es uno de esos proyectos que pertenecen a esta nueva ola de establecimientos. El último de ellos en abrir, en mayo, fue el Filament Coffee en la calle Clerk.

[cml_media_alt id='2823']8838339934_7f3dc6ae97_m_coffee-syphon[/cml_media_alt]Detrás de la barra, los cafés de la semana están escritos en tiza sobre cuadrados de pizarra, como si fuera una tabla periódica. La palabra “Metodología” sustituye a “Menú”. Éste es un lugar para un café realmente friki (2).

La preparación del café se realiza utilizando uno de tres métodos: los cafés más conocidos son aquellos basados en la fórmula del expresso (capuchino, latte, etc.), para obtener una sabor más sutil se hace el “vertido sobre filtro” o el especial Sifón del domingo el cual parece mucho más un experimento de alquimia de la familia Adams que una cafetera.

Cada tipo de café se escoge en función del método de preparación que se necesita. Para el espresso, se utilizan una mezcla especialmente seleccionada. Para el café de filtro, hay dos opciones, que van cambiando cada semana.

El barista entusiasta, Ewan Osprey-Allen, que ocupó el segundo lugar de Escocia en los últimos años Campeonato de baristas de Reino Unido me informa que esta semana los cafés de filtro proceden de productores de Costa Rica y Colombia. Me comenta que este café costarricense tiene toques de caramelo, aportando los gustos frutales precolombinos.

“Nuestro enfoque hacia el café está muy especializado”, dice Dave Law, cofundador del Brew Lab. “Tratamos el café de la misma manera que lo haríamos con el vino, ofreciendo catas a los clientes. Puedes degustar desde sabores como el de la grosella negra hasta el del chocolate oscuro. Se trata de deleitarse con los sabores, más que simplemente beber una bebida con una cafeína”.

[cml_media_alt id='2844']Photo by tmarsee530CC[/cml_media_alt]

Elijo un café de filtro de Costa Rica, el regusto a caramelo suena bien. El café está servido en una jarra negra de mental junto a una taza blanca cristalina. El café vertido es de un marrón claro y sutil. En el primer sorbo, el sabor parece débil. Sin embargo, como un delicado té chino, el aroma y el sabor van adquiriendo una fuerza que colma los sentidos. Al tercer sorbo, emerge un sabor característico a caramelo.

“Nuestra prioridad es el café de filtro”, señala Dave. “Nosotros hacemos la fermentación manualmente y por encargo. Estos cafés están destinados a ser bebidos sin leche y son una manera realmente buena para degustar los matices que se consiguen en los diferentes cafés de una manera pura. Se consigue muchos sabores muy únicos de el mismo café.”

Photo by Sander van der Wel and Michael Stern

Un paso hacia el comercio justo

coffee bw photoshop canon photoA diferencia de la mayoría de las mezclas de café que se encuentran en el supermercado, los cafés de filtro de Brew Lab son de un mismo origen. “Los cafés provienen de una misma producción local”, apunta Dave. “Más frecuentemente la misma variedad sólo se ha procesado de una única manera. Una mezcla consta de muchas variedades, se obtiene a través de diferentes métodos de procesamiento, y de orígenes muy diferentes. Eso provoca la pérdida de sabor. Asegurando que las variedades provienen de un mismo origen se obtiene mucha más definición para cada sabor”.

“El origen del café es muy importante para nosotros”, dice. “Simplemente no contemplamos la compra de un café si desconocemos su procedencia.”

El enfoque de comercializar directamente y el utilizar variedades especializadas es una de las grandes diferencias entre las tiendas de café especializadas y los cafés tradicionales. El giro hacia el comercio directo con los productores es el último paradigma en la larga historia de regulación del café que se remonta a 50 años.

En 1989 hubo un cambio enorme en el mercado mundial de café. Los Acuerdos Internacionales del Café, se firmaron en 1962 por la mayoría de países productores y consumidores, fue abandonado cuando empezaron las primeras disputas sobre las cuotas.

Hasta entonces, los acuerdos habían establecido un contexto altamente competitivo para los precios del café para alcanzar los precios de mercado y las cuotas de los países productores.

un bastante equitativas para los precios del café por ajuste de precios en el mercado objetivo y las cuotas para la producción de los países. Desde 1989, el mercado cambia a una cadena de suministro “impulsada por el comprador”, disminuyendo los ingresos de los países productores que pasaron de ganar un 20% a un 13%.

[cml_media_alt id='2862']136ca8d2706c92f8_640_international1[/cml_media_alt]Al finalizar los Acuerdos Internacionales del Café, muchos estándares que habían sido introducidos para introducir mayor equidad y sostenibilidad en la cadena de suministro de café. Muchos de estos son estándares voluntarios para la producción, que miran en las condiciones ambientales y sociales y además pretenden pagar un precio justo por el grano. Los cuatro certificados voluntarios son: la Organización de Certificado de Comercio Justo, Organic, Rainforest Alliance y el Certificado UTZ. El Código de Conducta 4C proveyendo un estándar de referencia para todas ellas. En otros casos, como Starbucks y Nespresso, las firmas cuentan con sus propios estándares de sostenibilidad.

Cada sistema estándar voluntario es diferente, cada uno de ellos pone atención a un conjunto de diversos factores ambientales, económicos y sociales en la producción de café.

Algunas normas son más estrictas que otras.

Como resultado de esto, es complicado para los consumidores entender cuán sostenible es cada café, incluso si están certificados con uno o más sellos. Algunas cuestiones relacionadas con las normas no son fáciles de comprender, cómo eso comercio justo sólo está abierto a las cooperativas y puede, de alguna manera, pueden exacerbar la desigualdad[5]. Esto hace que la compra de café sostenible sea más confusa para los consumidores.

El comercio directo no depende de normas externas para decidir si el café se produce de forma sostenible. Por el contrario, esta decisión se pone directamente en manos de tostadores especializados e importadores de café, quienes compran los granos verdes directamente de los productores. Esta información se pasa tanto a las tiendas de café como a los consumidores, lo que les permite saber exactamente la procedencia del café y en qué condiciones se ha producido y cultivado.

Como muchas otras tiendas de café especializadas, Brew Lab compra su grano a importadores y tostadores especializados.

[cml_media_alt id='2865']Photo by Aidan JonesCC[/cml_media_alt]

” Obtenemos la mayoría de nuestro espresso de Has Bean [Un juego de palabras entre Tiene Grano, en su traducción literal al castellano, y “artista acabado”]”, apunta Dave. «Hay una tostadora de café especializada muy grande en Stafford, en el norte de Inglaterra. Para el café de filtro contamos con asadores de toda Europa, incluyendo Londres, Berlín y Estocolmo.

Has Bean [Tiene Grano] tiene relaciones muy fuertes con agricultores que ha acumulado durante años. Steve, el dueño, visita todas las granjas en América del sur y Central. Él conoce muy bien a los agricultores y puede asegurar que recibe los granos de calidad superior pagándoles el precio más alto. Los cafés especializados más pequeños a menudo trabajamos con un importador que sale y trabaja en estrecha colaboración con los agricultores para comprar los mejores granos.

” Es como un paso hacia delante desde el de comercio justo. Es comercio directo. Ponemos nuestra confianza en los tostadores para asegurarnos de que se está comprando de manera justa que se les pague un precio justo por su café.”

Los tostadores: un vínculo vital entre la plantación y la taza

farm cup cherries photoLos tostadores son un eslabón clave en la cadena de suministro de café. O bien comprando directamente a los productores, o bien a través de comerciantes de café especializados, que aseguran que los mejores granos lleguen la taza. Los tostadores especializados, como Glen Lyon en Perthshire, se esfuerzan por obtener un grano de origen que sea lo más ambientalmente sostenible posible.

“Todo nuestro café ha crecido en sombra. “, afirma el cofundador de Glen Lyon Jamie Grant. “El café necesita de una combinación de sol y sombra para producir los mejores frutas, que llamamos cerezas porque es lo que parecen. Una mercancía de grado más bajo que el café es a menudo un monocultivo comercial, de manera que vastas áreas son deforestadas para poder cultivar los arbustos de café. El café cultivado en sombra es uno de los cafés clásicos especializados. Por un lado mejora la calidad y el sabor de los granos, pero por otro lado también tiene impactos ambientales más graves. Asegurando que existe un segunda capa de copas de árboles sobre el café, se proporciona un hábitat para insectos y aves. En algunos casos, literalmente, se planta bajo bosque salvaje existente, pero más a menudo se plantan los árboles al realizar una nueva plantación.

Jamie y su esposa Fiona abrieron la tostadora de Glen Lyon hace cuatro años. Venden café tostado directamente a los clientes, y también sirven café en establecimientos como, Area C, de Coletti’s y Madelines en Edimburgo. Su pasión por el café comenzó cuando trabajaron como periodistas en Bolivia, escribiendo sobre los temas detrás de la industria del café. Ahora, años más tarde, Bolivia es uno de sus países favorecidos para el aprovisionamiento de granos.

” Una cosa agradable sobre Bolivia es que tuvieron una revolución y la reforma agraria en 1952.”, apunta. “Esto significa muchas de las haciendas más grandes fueron divididas en pequeñas parcelas de tierra. La mayoría de los lotes son sólo de dos o tres hectáreas y son propiedad de los propios agricultores. Es bueno porque podemos aprovisionarnos directamente de los agricultores individuales. Es todo muy rastreable. Estoy esperando para volver allí el año que viene, visitar las plantaciones, hablar con los dueños, ver las condiciones en las que trabajan y en última instancia evaluar cómo el café ha sido producido.”

El comercio directo permite a los tostadores e importadores comprar el café a un precio justo. Los certificados voluntarios, como el del comercio justo, establecen un precio mínimo para garantizar que los productores puedan vivir de sus ingresos. Sin embargo, desde 2007 el alto precio del mercado ha significado que los productores de comercio justo con el certificado de Fairtrade raramente han ganado más por su café de otros productores, a pesar de los costos adicionales asociados con esta forma de producción.

[youtube height=”360″ width=”490″]PLACE_LINK_HERE[/youtube]

“Trabajamos con comerciantes de café especializados llamados Mercanta” dice Jamie. “Suele pagar a los productores entre un 10 a un 20% por encima del precio de comercio justo. Así que nuestro café es obtenido lo más éticamente posible. Nuestro café no tiene el certificado Fair Trade y hay buenas razones para eso. La principal es que los agricultores ya están recibiendo un muy buen precio, así que no hay ningún incentivo para que deban inscribirse al programa de comercio justo. Otra es que hay algunos costes administrativos y de establecimiento como proyectos de comercio justo que pueden ser restrictivamente altos, especialmente para los pequeños agricultores”.

A pesar de algunas controversias, el certificado de comercio justo y otras normas funcionan para asegurar que se produce café de manera sostenible y proporcionan beneficios sociales a los agricultores, aunque la ventaja económica sea menos segura. Son más aplicables al café producido a gran escala, donde establecer relaciones personales con los agricultores productores es menos factible. “El comercio justo es un programa fantástico” afirma Jamie. “Es muy relevante para el café como una materia prima que no es de primera necesidad, pero no para el tipo de café de especialidad que estamos produciendo. La relación calidad precio es obvia en términos de calidad y los granos especializados aseguran un gusto mucho más definido que el producido en masa. Incluso dos cafés de la misma plantación cultivado a alturas ligeramente diferentes puede saber diferente”.

Granos ambientalmente beneficiosos

Con la creciente prevalencia de alimentos orgánicos en el Reino Unido, no es inusual oír el argumento que los alimentos más respetuosos con el medio ambiente saben mejor. Parece que, para el café, los mejores sabores vienen cuando las plantas se cultivan en su entorno natural. Eso se puede aplicar al café de sombra que se cultiva a una altitud alta.

[cml_media_alt id='3396']4297093939_02fa6811ef_Coffee-crops[/cml_media_alt]“La altitud es muy importante”, dice Jamie. “El café que se cultiva en altitud, normalmente se encuentra entre 1600 y 2000 metros sobre el nivel del mar. La teoría es que, como las uvas de champagne, cuanto más difíciles son las condiciones para el crecimiento de la planta y producir su fruto, mejor es su sabor y su calidad. Además, a esta altura la ventaja es que hay menos insectos y por tanto, se necesitan menos pesticidas. Obtenemos el café ecológico certificado de origen, pero generalmente todo el café cultivado en altitud tiene una carga química mínima.

” También depende de cómo se cosecha. Todos los cafés de especialidad se recogen a mano porque  el café no se puede cosechar en cualquier momento. El proceso para que maduren los granos de café requiere tres semanas, en diferentes etapas. Por tanto, se necesita cosechar la misma planta en tres etapas diferentes. Los cafés de gama más baja se cosechan mecánicamente sacando las hojas. Los cafés de grado inferiores se cosechan mecánicamente pelando las hojas. Obviamente eso significa menor costo de mano de obra, pero al mismo tiempo la calidad de los diferentes cafés queda mezclada y por tanto rebajada.

Sin embargo, asegurar que el café es bueno para el medio ambiente es sólo un tercio de todo el problema. La promoción de entornos económicos y sociales sostenibles también es necesaria para desarrollar una industria más justa.

“Fundamentalmente, el café es una industria desleal en cuanto a los márgenes que los agricultores están reciben, en comparación los de los establecimientos de café y los tostaderos” critica Jamie. “Es muy difícil saber cómo darle la vuelta a eso a gran escala. Obviamente somos una plantación muy pequeña, pero intentamos de la mejor manera posible aprovisionarnos de manera ética y trazar nuestro café hacia los productores. Cuando puedo, trato de salir y visitar las granjas para conocer de primera mano como son las condiciones de producción y poder hacer juicios basados en eso.”

Una manera en la que la industria del café puede ayudar a mejorar los entornos sociales es a través de las cooperativas con vocación de sostenibilidad. Hace poco, el café de Rwanda de especialidad de Rwanda ha ayudado a algunas comunidades a superar el conflicto brutal que duró la mayor parte del siglo XX . A menudo, estas cooperativas emplean a trabajadores de diferentes tribus, para promover la inclusión social entre los Tutsis y los Hutus anteriormente beligerantes.

[cml_media_alt id='2829']5000122164_8108b3593b_m_hutu-tutsi1[/cml_media_alt]“Justo en este momento, Ruanda está produciendo algunos cafés excepcionales, de alta calidad”, afirma Jamie. “Trabajamos con uno o dos cooperativas a través de Mercanta. Uno de ellos recibió una subvención de US Aid, lo cual ha transformado completamente su negocio. Antes, las cooperativas sólo vendían a intermediarios para procesar los granos en otros lugares. Ahora, han sido capaces de poner en las estaciones de lavado que pueden producir café lavado así que pueden producir café en condiciones de ser exportado directamente. Esto ha contribuido a que se hayan mejorado sus ingresos por encima del 10% en la última década.

“Otra cooperativa ruandesa ha conseguido sacar dinero suficiente para comprar una vaca para cada miembro. Esto es muy positivo para la diversificación porque al mismo tiempo que provee de leche, también proporciona otra forma potencial de ingresos que no son excesivamente dependientes de la cosecha de café”.

Como el movimiento de alimentos sostenible, el café sostenible es un producto estacional. A diferencia del movimiento de alimentos, esto no significa que puedas comprar localmente el café cultivado, que vamos a afrontarlo, sería imposible cultivar en un clima frío como el de Escocia.

“Suministramos cafés basados en las estaciones del país productor, que seguimos durante todo el año”, dice Jamie. “Ahora es el momento para los cafés centroamericanos, así que tenemos muy buen café guatemalteco y costarricense en camino. La gente a veces no se adapta a eso. A veces prueban un café molido realmente bueno y quieren probarlo de nuevo. Tenemos que decirles: “Me parece que tienes que esperar 9 meses antes de que vuelva a empezar la siguiente temporada”.

La siguiente etapa para los cafés sostenibles

Está claro que comprar café sostenible de origen es un factor clave en el desarrollo de una industria sostenible del café. Sin embargo, está lejos de ser el único factor. Aunque es importante asegurarse de que los entornos sociales, naturales y económicos en el país productor sean sostenibles, es igualmente importante considerar esos mismos factores aquí en casa.

[cml_media_alt id='3405']146872543_bb554247a7_organic-coffee[/cml_media_alt]El 22 de mayo de este año, en el salón de cultura de café en Londres, la Asociación de Restaurantes Sostenibles presentó un programa nuevo para los cafés independientes. Este enfoque holístico se basa en la calificación vigente para restaurantes, considerado por algunos como “La estrella Michelin de la sostenibilidad”.

“Somos realmente la única organización que lleva a cabo una clasificación global como esta”, señala Tom Tanner de la Asociación de restaurantes sostenibles. “Ahora ya se puede entrar en una cafetería y pedir una buena taza de café triplemente certificada, pero de todas maneras eso no significa necesariamente que sepas exactamente lo que ocurre detrás de todo el aprovisionamiento. Desglosamos la sostenibilidad en tres pilares principales: abastecimiento, ambiente y sociedad. Por lo tanto, nos fijamos en cosas tales como: cómo se obtiene el alimento, si el personal se trata correctamente, las políticas sobre energía, residuos y agua. Toda una gama de factores.”

El programa Café fue presentando a colación de la demanda de los propietarios de cafés independientes propietarios interesados en sus programas de sostenibilidad existentes. Hace cinco años contaba tan sólo con 30 miembros, actualmente la asociación de restaurantes sostenibles en 4.500 lugares en todo el Reino Unido dentro de la industria de la hostelería, que van desde tiendas de fritos a los restaurantes con estrella Michelín. Esto tiene mucho que ver con una demanda creciente para la sostenibilidad por parte de los consumidores.

“Creo que las expectativas de las personas ahora son más ambiciosas que sólo preguntar si el café es de comercio justo, de [cml_media_alt id='3429']Coffee Beans Drying in the Sun[/cml_media_alt]Rainforest Alliance, de comercio directo o si tiene un origen ético”, dice Tom. “Los consumidores quieren saber si el sándwich o el pastel que van a pedir con el café es también sostenible. También observan si las tazas son o no reciclables”.

“Obviamente los cafés ponemos más énfasis en el café y en las bebidas que normalmente lo haríamos un restaurante. También observamos con mucho detalle la leche, que se utiliza mucho en los cafés. Nos preocupamos por utilizar utensilios que sean desechables y por proponer opciones que sean saludables para la alimentación”.

Las acreditaciones del café, como comercio justo, proporcionan la asociación restaurante sostenible de un atajo para demostrar la sostenibilidad de un café. Cafés de comercio directo, como los utilizados en Brew Lab y Glen Lyon, profundizan más en las relaciones comerciales directas.

[cml_media_alt id='2899']La Pita coffee plantation: Matagalpa, Nicaragua by nagillum[/cml_media_alt]

“Hablamos con los proveedores de café para ver exactamente cómo el comercio directo está funcionando “dice Tom. “Pedimos a los compradores si se cumplen con las medidas ambientales en las fincas, por ejemplo, si se pulverizan los cultivos o se si utilizan métodos de conservación de suelos. También preguntamos sobre los derechos de tierra de la granja y otros factores sociales como asegurarnos de que no existe trabajo infantil y que los trabajadores reciben un salario mínimo. Nos fijamos en si se establecen relaciones de negocio de largo plazo y también el precio de compra”.

Una clasificación creada por la asociación de restaurantes sostenible muestra a los clientes como un café es sostenible de acuerdo a 14 áreas claves. Se otorga una calificación global de una, dos o tres estrellas. Para los propietarios de café, miembros de la asociación también les proporciona un plan de acción detallado sobre cómo puede mejorar su calificación de sostenibilidad en los próximos años.

“Si un café es galardonado con tres estrellas, los clientes puede estar seguros de que es cumple muy bien a todas las áreas clave”, comenta Tom. ” Puede ser que en algunas áreas tengan mejor calificación que en otras, pero en conjunto funcione de manera sostenible.

Tanto Jamie Grant de Glen Lyon como Dave Law de Brew Lab reconocen la importancia de la operar de una manera holística para ser sostenible. Ambos están trabajando para hacer sus negocios lo más respetuosos posibles con el medio ambiente.

[cml_media_alt id='2890']compost by tvol[/cml_media_alt]“Los residuos que producimos son mínimos” asegura Jamie” Todos los gramos que tenemos que tirar los granos son compostados. También, cuando ase el grano obtiene un subproducto llamado paja. Damos mucho a la gente con pollos porque les gusta poner huevos en ella.”

“Estamos para no producir residuos”, dice Dave. “Muchos de nuestros residuos de compostan y se utilizan envases compostables hechos de almidón vegetal. También reciclamos mucho, así que producir muy, muy poco vertederos de basuras. Toda nuestra maquinaria y utensilios para el café viene de fabricantes que son muy conscientes acerca de ahorro de energía. Están diseñados para tener el menor impacto posible.”

 

La importancia del sabor

 

Photo by PDPicsAunque la sostenibilidad de un café es muy importante, lo más importante es que el café sea bueno. En manos de gente apasionada, los cafés de especialidad son casi una bebida diferente comparado con los cafés normales. Su calidad y sabor, provenientes en parte de las condiciones de crecimiento naturales, son las razones por la que los amantes del café vuelven a ellos una y otra vez.

“Los clientes preguntan sobre el método de procesamiento del café, preguntando por qué sabe de esa manera.” dice Dave Law. “Pero, sin duda están mucho más interesados en los sabores del café que en los propios productores. Estamos buscando los cafés más deliciosos, más que los que tienen la historia más bonita. Todos nuestros cafés tienen buenas historias. Buscamos cafés que destaquen y tengan un gran sabor. Creo que la gente está dispuesta a gastar más cuando sabe que es un café de calidad superior.”

Photos by jfantenb, tmarsee530, cliff1066bestiaryAidan Jones, Lima Pixbjornmeansbeartvolmckaysavagenagillumwaferboard Michael Stern, Sander van der Welsillygwailo

 


Uso del castellano para personas anglófonas

(1) Preparación de café 

  • Comentario: La traducción de “brew” en castellano, varía dependiendo de la bebida desde “fermentación” para la cerveza, a “reposar” para el té. En el caso del café, y en este contexto se utiliza preparación. En este artículo, el nombre de la empresa citada es “Brew Lab” y sabemos que se trata de una empresa de café. La traducción al castellano sería “Laboratorio de preparación de café”.

(2) Friki.

  • Definición: (Del ingl. freak). Extravagante, raro excéntrico. Más común como persona que practica desmesurada y obsesivamente una afición.
  • Ejemplo: “[Describiendo el café] Detrás de la barra, los cafés de la semana están escritos en tiza sobre cuadrados de pizarra, como si fuera una tabla periódica. La palabra “Metodología” sustituye a “Menú”. Éste es un lugar para un café realmente friki” (“Behind the bar, this week’s coffees are written in chalk on slate squares, laid out like the periodic table. Instead of the word “Menu” it reads “Methodology”. This is a place for truly geeky coffee”. )
  • Traducción: geeky.
  • Comentario: Curiosamente aunque el término friki provenga de la transcripción inglesa freak el significado es bastante diferente, el uso del castellano es con el sentido de geeky, y no tiene el mismo sentido de anormalidad que en inglés.

 

 

Autor: Alex Owen-Hill

Alex is an Edinburgh freelance writer and blogger. As an ex-robotics researcher he's passionate about science and fascinating research in any field. He's also a dedicated food geek, filmmaker and occasional jazz musician. You can find him at www.AlexOwenHill.co.uk or on Twitter at @AlexOwenHill.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *