¿Están a punto de cambiar los derechos laborales de las personas con discapacidad en Escocia?

El Gobierno escocés tiene competencias sobre la regulación de las condiciones laborales de las personas con discapacidad desde el pasado mes de abril. Mark Cooper es un activista con discapacidad que trabaja por los derechos de este colectivo en Escocia. En octubre de 2016, fue testigo del traspaso de estas competencias cuando cubrió el Congreso Internacional de Rehabilitación para Cosmopolita Scotland En su crónica sobre este congreso, Mark describe cómo su propia experiencia le ha influido en su opinión sobre las oportunidades laborales para las personas con discapacidad y reflexiona sobre cómo su paso por el congreso le ha marcado durante este año.

Mark Cooper

En octubre de 2016, asistí a una de las jornadas del Congreso Internacional de Rehabilitación [RI por sus siglas en inglés] en Edimburgo. Fue un evento de 3 días, que reunió a más de mil delegados de 65 países para debatir sobre varios temas, desde el ocio y el turismo hasta la educación y la formación. Yo tenía especial interés en el tema de “trabajo y empleabilidad” ya que soy una persona desempleada con discapacidad.

Desde la última vez que este congreso se celebró en el Reino Unido, en 1956, los derechos de las personas con discapacidad han cambiado drásticamente. Los discursos de la Princesa Ana y de la Primera Ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, reflejaron este hecho. En sus discursos de apertura al congreso ambas afirmaron que, aunque se han hecho grandes progresos, aún se necesita trabajar más para conseguir un mundo más inclusivo.

La celebración de este congreso en Escocia es un hecho significativo. Desde abril de 2017, el Parlamento escocés tiene el control sobre la empleabilidad de las personas con discapacidad, después de que Westminster hiciera una transferencia de competencias. Esta descentralización legislativa, conocida como The Scotland Act 2016 (Ley Escocesa 2016), se ha descrito como “el cambio más sustancial en los competencias del Parlamento (Escocés) desde la descentralización”. Sin embargo, hasta la fecha (noviembre de 2017) todavía no se han visto los efectos de esta transferencia de competencias.

La sesión de la mañana se centró en la importancia de la educación para ayudar a las personas con discapacidad a conseguir trabajo. Se destacó la importancia de adquirir habilidades para la vida, ya que la empleabilidad es solo uno de los aspectos de la misma. La presentación del ponente Haqeeq Bostan, quien emigró de Pakistán al Reino Unido cuando era niño, fue particularmente inspiradora. Al principio, atendía clases de educación especial con otros niños discapacitados, pero luego fue trasladado a una escuela con alumnos no discapacitados. Haqeeq Bostan acabó una carrera universitaria y ahora ocupa un puesto ejecutivo en una empresa líder, del índice FTSE100.

La presentación de Haqueeq me recordó a mi propia trayectoria educativa. Siempre me esfuerzo por dar lo mejor de mi mismo. Escuchar del propio Haqueeq que es posible conseguirlo, me animó a continuar y no tirar la toalla en mi búsqueda de trabajo.
El tema del empleo continuó durante el resto de la sesión de la mañana con una discusión sobre la evolución del empleo para discapacitados, desde el trabajo en las fábricas hasta el empleo adaptado. Éste último se encuentra en lugares de trabajo convencionales, donde los supervisores apoyan a las personas con discapacidad en la función que desempeñan.

La sesión de la tarde se centró en los lugares de trabajo. Hubo presentaciones en las que grandes corporaciones como BT y Barclays hablaron sobre cómo emplean y apoyan a las personas con discapacidad en sus lugares de trabajo. Aunque es una buena noticia que estas empresas ayuden a las personas con discapacidad a entrar en el mercado laboral y a mantener sus puestos, en mi opinión, esto es posible para este tipo de empresas porque cuentan con la capacidad financiera para hacerlo. Un delegado nigeriano insistió en este punto cuando pregunto a los ponentes: “¿Quién debería pagar si una empresa no puede asumir los costes de la adaptación?” A lo que los ponentes respondieron: “el gobierno”. En mi opinión, los gobiernos pueden tener un conflicto de prioridades . Se debería ejercer presión hacia a esos gobiernos para mostrarles los beneficios económicos asociados al empleo de personas discapacitadas. En definitiva, esto se traduciría en una reducción del dinero que se paga en ayudas, un aumento en la recaudación de impuestos, además de los beneficios sociales que supone estar empleado.

Después de la conferencia, reflexione sobre la necesidad de adoptar un enfoque mixto ante estos asuntos. Es importante que las partes interesadas aprendan unas de otras sobre lo que funciona y lo que no. Los empresarios necesitan apoyo para saber dónde acceder a las ayudas para adaptar los puestos de trabajo y formar a su personal para concienciarles y sensibilizarles. Los empleados discapacitados, por su parte, necesitan ayuda con las solicitudes de empleo y técnicas para las entrevistas. Una vez en el trabajo, necesitan seguridad. Muchos programas enfocados a ayudar a personas discapacitadas a encontrar trabajo duran solo un tiempo determinado y pueden conducir al desempleo.

Durante la hora de la comida pregunté a Haqueeq Bostan, el ponente que tanto me inspiró, sobre sus consejos para conseguir y mantener un puesto de trabajo. Su respuesta fue: ¡Suerte! No podía estar más de acuerdo.

Una persona discapacitada es como cualquier otra persona. Pueden conseguir todo el apoyo que esté a su alcance para enviar una solicitud de trabajo y preparar la entrevista. Una vez en el trabajo, pueden adaptar su puesto de la mejor de las maneras. Pero al final, en la entrevista, es la persona discapacitada la que tiene que convencer al entrevistador de que es el mejor profesional para ese puesto, independientemente de su discapacidad.

No estoy a favor de las cuotas. Puede que ayuden a las personas discapacitadas como yo a conseguir un trabajo, pero prefiero conseguir un trabajo gracias a mis habilidades y conocimientos, no a mi discapacidad. Necesitamos más empleadores que den oportunidades a personas discapacitadas. La diferencia esconde sus propios beneficios.

Ahora, un año después, siento que el tiempo que pasé en el congreso mereció la pena. Fue increíble interactuar con personas discapacitadas de todo el mundo y escuchar sus experiencias. Todavía estoy desempleado y, sí, a veces es muy desalentador. Sin embargo, sigo reflexionando sobre el inspirador discurso de Haqueeq y estoy decidido a seguir. Sigo buscando esa suerte de la que me habló.

Autor: Alex Owen-Hill

Alex is an Edinburgh freelance writer and blogger. As an ex-robotics researcher he's passionate about science and fascinating research in any field. He's also a dedicated food geek, filmmaker and occasional jazz musician. You can find him at www.AlexOwenHill.co.uk or on Twitter at @AlexOwenHill.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *