Escocia deja de producir electricidad con el carbón

La última central térmica de carbón en Longannet, Fife, gestionada por ScottishPower cerró el pasado 24 de marzo.

Aitor Mingo Bilbao

El cierre de la planta, que llevaba abierta 46 años, supone el fin de la producción de energía mediante la quema de carbón en Escocia. El carbón ha sido un combustible clave para la producción de electricidad en el Reino Unido. Esta va a ser la primera vez en 115 años que Escocia no va a utilizar este combustible fósil para su producción eléctrica.

Algunos expertos, como el propio director de producción de Scottish Power, Hugh Finlay opinan que la transición hacia las energías limpias es inevitable: “El carbón ha sido un recurso potente en la generación eléctrica en Escocia durante mucho tiempo pero el cierre de Longannet muestra el fin de una era”. En ese sentido, Lang Banks, director de WWF Scotland, declaraba para The Guardian: “La clausura de Longannet marca un paso histórico e inevitable en la transición energética que convierte a Escocia en una de las primeras naciones en dejar de usar carbón para generar energía”.

 

Autor: Jordi Albacete

I am an environmental journalist. My passion for the protection of human and environmental rights has been inspired by research led journalism. My ambition is to communicate and inspire people to make positive changes in the environment. Twitter @albacetejordi or Linkedin.

Periodista medioambiental. Mi pasión por la protección de los derechos humanos y medioambientales se ha forjado a través de la investigación periodística. Mi objetivo es comunicar e inspirar a la gente para hacer cambios positivos y proteger el medioambiente. Twitter @albacetejordi o Linkedin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *