Para combatir la cultura de usar y tirar tenemos que diseñar objetos que nos emocionen y duren

Juicy Salif Lemon Squeezer

En este mundo de productos desechables (1) y obsolescencia programada (2), conseguir algún día el objetivo Residuo Cero puede parecer a veces un sueño inalcanzable. ¿Es posible cambiar esta tendencia tan earraigada (3) de consumir y poseer cada vez más y más cosas? Jonathan Chapman, profesor de diseño sostenible y director de investigación sobre iniciativas de diseño en la Universidad de Brighton, propone una solución: diseñar objetos de larga duración con los que podamos establecer una conexión emocional. En la versión inglesa de este número especial puedes leer el artículo íntegro. En esta edición en castellano te ofrecemos un comentario sobre la solución que el profesor Chapman propone para reducir la gran cantidad de desechos electrónicos que generamos.

[printfriendly]

Alex Owen-Hill

[cml_media_alt id='7949']Too many electronics[/cml_media_alt]“Vivimos en un mundo que se ahoga en objetos”. Así comienza Jonathan Chapman su artículo sobre el hábito cada vez más extendido de consumir objetos de corta vida, o deshacernos de cosas que todavía funcionan. En el pasado, hace poco más de un siglo, el concepto “producto desechable” se asociaba sólo a objetos como las servilletas de papel o las cuchillas de afeitar. Hoy en día, prácticamente todo tiene su versión de “usar y tirar (4)”.

La acumulación de basura electrónica, que continúa creciendo de forma alarmante, es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos hoy en día. Sobre todo si tenemos  en cuenta que un 98% de los productos que consumimos no sobreviven más de seis meses después de su compra. Aunque el problema no es nuevo, explica el profesor de la Universidad de Brighton, es insostenible.

La solución: el diseño emocional

El profesor Chapman propone un cambio en el enfoque a la hora de diseñar los productos. Sugiere la utilización de diseños que permitan una relación afectiva de larga duración con los objetos que compramos. Se trata de diseñar productos que tengan un tiempo de vida mayor, y que ofrezcan calidad y satisfagan nuestras necesidades a largo plazo. Como muchas de las soluciones planteadas por los movimientos que defienden el desarrollo sostenible (5), la idea es crear algo que nos llene emocionalmente por más tiempo. Chapman propone diseñar objetos de los que podamos disfrutar por el hecho de saber que van a durar.

Pero, ¿cómo podemos hacer esto? ¿Cómo cambiamos nuestro fuerte deseo hacia lo novedoso? Según el profesor, se trata de un proceso gradual que comienza en la fase de concepción del producto. Por un lado, para apelar a esa durabilidad emocional de la que habla, se puede empezar por  diseñar los productos con materias que envejezcan “con gracia (6)” y adquieran carácter con el paso del tiempo. Por otro lado, si además los productos son fáciles de reparar y actualizar, las oportunidades para apoyar un modelo económico sostenible se extienden.

[cml_media_alt id='7950']repairable products[/cml_media_alt]

Los productos diseñados bajo este enfoque no tienen porqué ser necesariamente más caros ya que, si ofrecen la posibilidad de ser actualizados, pueden generar más ingresos en el futuro. Esta perspectiva puede ser además beneficiosa para las empresas que la practican, puesto que los consumidores desarrollarán conexiones más fuertes con sus productos y en última instancia, lealtad a la marca.

El cambio hacia este nuevo enfoque sobre el diseño no va a ser fácil, pero tampoco podemos continuar gastando materias primas al ritmo que lo hemos estado haciendo durante este último siglo. Con todos las materias primas que utilizamos cada año en la construcción de productos desechables (incluyendo los metales preciosos que forman parte de productos electrónicos), podríamos crear objetos que realmente nos llenen y nos hagan felices. El impulso por tener cada vez más y más posesiones, ya no nos hace felices (si es que alguna vez lo hizo).

¿Sábes que generarás 3.3 toneladas de basura durante toda tu vida?

[cml_media_alt id='7899']weeeman[/cml_media_alt]Hace poco visité el proyecto Eden en Cornwall. El artículo del profesor Chapman me recordó a esta estatua elaborada por el artista Paul Bonomini que el proyecto tiene expuesta en sus instalaciones. Se llama WEEEman y representa todos los dispositivos electrónicos que gasta una persona durante su vida: en torno a unas 3.3 toneladas. Cuando observé ese montón de televisiones, ordenadores y electrodomésticos, enseguida entendí que era posible que yo pudiera gastar esa cantidad de productos en mi vida, si no más. Como ingeniero, he visto pasar por mis manos más dispositivos electrónicos que muchas otras personas. Cuando vi por primera vez la estatua pensé que era grande, pero también entendí que tal como consumimos en la actualidad, el montón podía ser aún mucho mayor. Leyendo el artículo de profesor Chapman me he dado cuenta de porqué tenemos que cambiar nuestra relación con los productos que compramos y consumimos. Si yo, que tuve la posibilidad de utilizar un ordenador compartido con toda mi familia después de cumplir 12 años, veo 3.3 toneladas de productos electrónicos como algo “normal”, imagínate cuánto pueden llegar a consumir nuestros hijos durante sus vidas si no cambiamos nuestra actitud consumista pronto.


Uso del castellano para estudiantes avanzados anglófonos 

(1) Desechable
Definición: que se puede o debe desechar; destinado a ser usado una sola vez.
Ejemplo: Compré una jeringuilla desechable porque el doctor sólo me prescribió una inyección.
Traducción: disposable.
Comentario: También se puede utilizar con el sentido de inservible. ¨Recoge las piezas en buen estado, el resto es desechable.”

(2) Obsolescencia programada
Definición: la determinación o programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño de dicho producto, este se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible.
Ejemplo: “En este mundo de productos desechables y obsolescencia programada, conseguir algún día el objetivo Residuo Cero puede parecer a veces un sueño inalcanzable.”
Comentario: planned obsolescence

(3) Arraigada/o
Definición: Que posee bienes raíces; que se ha establecido en un lugar; hacerse muy firme y difícil de extinguir o extirpar un afecto, virtud, vicio, uso o costumbre:
Ejemplo: “¿Es posible cambiar esta tendencia tan arraigada de consumir y poseer cada vez más y más cosas?”
Traducción: rooted, unshakable, firm

(4) De usar y tirar
Definition: desechable.
Example: “Hoy en día, prácticamente todo tiene su versión de “usar y tirar”.”
Translation: disposable
Comentario: literalmente se traduciría como “use and throw away” (Ej: use and throw away culture)

(5) Desarrollo sostenible
Definición:  es un patrón de uso de los recursos, que tiene como objetivo satisfacer las necesidades humanas, preservando el medio ambiente para que estas necesidades puedan ser satisfechas, no sólo en el presente, sino también para las futuras generaciones.
Ejemplo: “Como muchas de las soluciones planteadas por los movimientos que defienden el desarrollo sostenible […]”
Traducción: sustainable development

(6) Con gracia
Definición: que tiene encanto, atractivo, naturalidad
Ejemplo: “[…] se puede empezar por diseñar los productos con materias que envejezcan “con gracia” […]”
Traducción: graceful
Comentario: algo con gracia también puede ser algo que haga reír (laugh) o que es divertido (funny).

 

Autor: Alex Owen-Hill

Alex is an Edinburgh freelance writer and blogger. As an ex-robotics researcher he's passionate about science and fascinating research in any field. He's also a dedicated food geek, filmmaker and occasional jazz musician. You can find him at www.AlexOwenHill.co.uk or on Twitter at @AlexOwenHill.

Un comentario en “Para combatir la cultura de usar y tirar tenemos que diseñar objetos que nos emocionen y duren”

  1. Totalmente de acuerdo con tu artículo, tenemos que conseguir que los objetos tecnológicos habituales sean como las personas o los animales: por una parte nos deben dar la oportunidad de cogerles cariño y si enferman o se estropean debemos tener la posibilidad de curarlos o repararlos, no soporto que los objetos no se puedan desmontar fácilmente y que las diferentes piezas las unan con pestañas que se rompen nada mas mirarlas (cada vez que me pasa me pillo unos rebotes de cuidado).

    Lo de más caros o baratos es muy fácil de solucionar, si hay voluntad de caminar hacia un planeta mas sostenible, veamos: si un objeto es de usar y tirar se deberá gravar al precio del producto el coste del reciclaje, si por el contrario, se puede reparar cambiando la pieza estropeada el coste de reciclaje sería sólo por la pieza repuesta.

    Tengo muchas dudas de que los países por si solos cambien la dinámica actual de desarrollo insostenible. Tengo la esperanza de que personas como vosotros seáis capaces de unirnos para evitar el desastre que nos amenaza.

    Un saludo y ánimos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *